Los días 9, 10 y 11 de diciembre se han reunido en Cabra (Córdoba) 326 participantes, de los cuales 230 eran empresas del sector del turismo activo, de 19 países diferentes.
El   programa   del   Congreso   incluía   un   amplio   abanico   de   profesionales   y   profesores
relacionados   con   distintas  facetas   del   sector   del  turismo  activo,   con   ponencias   que
planteaban algunos de los problemas y oportunidades más importantes del mismo. 
A lo largo de los dos intensos días de Congreso, tanto ponentes como asistentes han
debatido sobre la carencias formativas del actual marco educativo y de enseñanza para
la capacitación de profesionales, los sistemas de gestión del riesgo específicos para las
empresas del turismo activo, el marco legal del turismo activo y las nuevas problemáticas
que plantea la liberación de los servicios y la legislación sobre unidad del mercado
interior, la gestión de las emergencias que deben realizar las empresas de turismo activo
para   coordinarse   con   los   servicios   de   emergencia   profesionales,   las   medidas   de
actuación para minimizar el impacto medioambiental y aprovechar de forma sostenible
los espacios naturales, las nuevas propuestas de entornos o actividades que se pueden
proponer en el turismo activo, las mejora de los canales de comercialización del turismo
activo,   el   trabajo   desarrollado   y   el   que   está   aún   en   marcha   por   la  European
Confederation of Outdoor Employers  (EC­OE) a la que pertenece ANETA, así como los
problemas  comunes  que   tiene   el  sector  con  respecto   a  sus  homólogos  europeos,   o
nuevas tendencias en la creación de experiencias de “slow adventure”, las terapias para
directivos empleando caballos, el cicloturismo o los parques de aventura.
En resumen, un programa científico con ponentes de primer orden que ha ayudado a
reforzar y, en otros aspectos, a replantear las líneas de trabajo del sector del turismo
activo para los próximos años.
Junto al programa científico, se han organizado dos espacios de trabajo para favorecer
o promover la venta directa de productos o servicios relacionados con el turismo activo.
Por   un   lado,   una   zona   de   expositores   que   ha   contado   con   la   participación   de   22
empresas o entidades que ofrecían desde seguros para el turismo activo, formación
específica, consultoría, motores o portales web para la reserva  online  de actividades,
material de parques de aventura, marcas de calidad como la Q de Calidad Turística,
piraguas, tablas para stand up paddle, bicicletas eléctricas, etc.
Por   otro   lado,   durante   la   mañana   del   jueves   día   11   de   diciembre   se   desarrolló  un
workshop  consistente en que 61 empresas de turismo activo, principalmente andaluzas
pero también del resto de España, ofrecieron sus respectivos servicios y destinos turísticos
a 19 turoperadores y agencias de viaje nacionales y extranjeras especializadas en viajes
de turismo activo. Estos turoperadores y agentes de viajes pudieron disfrutar también de
un fam trip por el sendero o, a su elección, por la vía ferrata del cañón del río Bailón y el
Mirador de las Buitreras, entre otras degustaciones gastronómicas, culturales y artísticas
que ofrece esta comarca subbética.
El Congreso ha cumplido todos los objetivos de asistencia y de resultados planteados
durante   el   año   y   medio   que   ha   durado   su   diseño,   programación   y   difusión.   En   la
organización del Congreso,  además  de  ANETA  su Junta  Directiva  y  sus  asociaciones
autonómicas asociadas, ha participado la Federación de Empresas de Turismo Activo de
Andalucía (Andalucía Activa), la Consejería de Turismo de la Junta de Andalucía, la
Diputación   de   Córdoba   y   el   Ayuntamiento   de   Cabra,   junto   con   otras   entidades   y
personas   colaboradoras   y   patrocinadoras,   como   Renfe,   Iberia,   la   Confederación
Española de Agencias de Viaje, o la Asociación de Agencias de Viaje de Córdoba.
Por supuesto, el éxito de este Congreso no se puede explicar sin la participación de todos
los ponentes y asistentes que han hecho el esfuerzo, especialmente quienes han venido
desde muy lejos, más allá de nuestras fronteras, para compartir un enriquecedor espacio
de intercambio de conocimiento y de oportunidades comerciales.
Para ANETA es un orgullo contar con tantos profesionales implicados en la mejora del
sector   del   turismo   activo,   así   como   de   la   empresas   y   personas   que,   directa   e
indirectamente, viven del mismo. El turismo activo, como ha quedado patente una vez
más durante todo el Congreso, sufre una serie de obstáculos, barreras y problemas que
lastran su potencial desde hace años, pero también ha quedado demostrado en este
Congreso que la voluntad del sector es luchar unidos por el desarrollo, fortalecimiento,
reconocimiento, respaldo y dignificación del sector y sus profesionales, empresarios y
trabajadores, tanto en el ámbito local, autonómico y nacional como en las instituciones
europeas, aliados con el resto de asociaciones nacionales y europeas, tanto del turismo
activo como de sectores afines como las agencias de viaje o los parques de aventura.